Una app mejora la adhesión al tratamiento y la autogestión en pacientes bipolares

0

El XXV Curso Nacional de Actualización en Psiquiatría, que se celebra estos días en la capital alavesa de Vitoria, ha acogido la presentación de una nueva aplicación móvil (app) que muestra su capacidad para evitar recaídas de pacientes en tratamiento por trastorno bipolar y mejora la autogestión de la enfermedad.

“El proyecto SIMPLe tiene como objetivo estudiar la utilidad de los teléfonos móviles inteligentes o smartphones en el seguimiento de pacientes diagnosticados de trastorno bipolar, proporcionándoles una herramienta complementaria a su seguimiento médico usual”, señaló el psiquiatra de la Unidad de Trastornos Bipolares del Instituto de Neurociencias del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Diego Hidalgo-Mazzei.

Respecto a este avance presentado a la comunidad científica,  Diego Hidalgo-Mazzei explicó que “la primera versión de la app, que lleva el mismo nombre, ofrece a partir del registro diario del estado de ánimo, mensajes psicoeducativos personalizados para ayudar a mantener la estabilidad”. “Funciona a través de una interfaz consistente en unos sencillos test que pretenden incorporarse a la rutina diaria de los pacientes con la mínima interferencia posible”, indicó.

Adicionalmente, el también miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red en Salud Mental (CIBERSAM) del Instituto de Salud Carlos III comentó que “SIMPle ofrece otras herramientas como el recordatorio de la medicación, registro de eventos estresantes, personalización de síntomas sugerentes de recaídas, y aviso a terceros en situaciones de urgencia”.

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad recurrente crónica que afecta a más del 2 por ciento de la población mundial y tiene repercusión en la vida de quienes la padecen. “Para su tratamiento existe una importante cantidad de fármacos que, sin embargo, no siempre resultan suficientes para evitar nuevas recaídas”, manifestó Hidalgo-Mazzei. “No obstante, tratamientos psicológicos complementarios al farmacológico como la psicoeducación, potencian e incrementan la posibilidad de mantener la estabilidad”, aseguró.

“Los dispositivos móviles conectados a Internet se convierten en un sistema frecuente en la vida de gran parte de la población y aportan, además de sus funciones comunicativas, la posibilidad de ayudar, como es el caso de los pacientes con este trastorno”, matizó Hidalgo-Mazzei.

FUENTE: www.actasanitaria.com

Comentarios están cerrados.