Navegación: o cómo es pasar de la euforia a la depresión