Navegación: El aprendizaje basado en la recompensa se adapta mejor a los adolescentes que el castigo