La terapia online demuestra su eficacia en trastornos mentales

0

La salud mental es un campo en el que la medicina on-line está dando resultados concretos, auxiliada por las técnicas de imagen. Grupos de investigación de varios países han presentado datos de nuevos trabajos para el abordaje de patologías como la fobia social o la depresión.

La terapia para tratar la fobia social realizada por medio de programas informáticos a través del ordenador alcanza una eficacia similar a la de la intervención cara a cara con el especialista, según los resultados de un estudio dirigido por Cristina Botella, profesora de la Universidad Jaime I, de Castellón, presentados durante la Semana e-Health 2010, que se ha celebrado en Barcelona.

Este trabajo, que está pendiente de publicación en la revista CyberPsychology and Behavior, ha randomizado una población de 77 pacientes en tres grupos para comparar los resultados de la terapia presencial convencional con la de autoadministración que realiza el paciente con ayuda de un programa informático denominado Háblame. El tercer grupo corresponde a los controles, que permanecían en lista de espera para recibir tratamiento.

El 90 por ciento de los pacientes con trastornos mentales en Europa refieren no haber recibido atención sanitaria en los últimos doce meses

La investigación concluye que la eficacia de la intervención on-line es al menos igual que la de terapia tradicional para tratar a los pacientes con fobia social, además de que se ha confirmado que ambas alternativas son superiores al grupo control.

Los resultados se han mantenido durante un seguimiento de doce meses en ambos casos.La media de edad de los participantes incluidos en este trabajo se sitúa en 24 años, la mayoría mujeres y con un nivel educativo universitario. Se excluyó a pacientes en tratamiento previo para esta patología, a los diagnosticados de depresión mayor con riesgo de suicidio y a los consumidores de alcohol y drogas.Botella ha explicado a Diario Médico que las dos terapias están basadas en el mismo protocolo asistencial y son similares en cuanto a duración.

Las ventajas de la alternativa telemática, además de la reducción de costes, son que el paciente puede realizar la terapia tranquilamente en su domicilio sin necesidad de desplazarse, a la hora que más le convenga y a su propio ritmo.Gavin Andrews, de la Unidad de Investigación Clínica sobre Ansiedad y Depresión (CRUfAD), en el Hospital St. Vincent, de Sidney, y profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, ha coordinado 22 estudios randomizados y controlados realizados en pacientes con depresión, fobia social, trastorno de pánico y ansiedad generalizada.

Diversos estudios demuestran la eficacia de la terapia conductual realizada por medio de ordenador en trastornos mentales como la fobia social

Los resultados de estos trabajos demuestran que la terapia conductual realizada por medio de internet en los pacientes con estos cuatro trastornos es “efectiva, eficaz y aceptable”.Es importante destacar que los enfermos incluidos en estos estudios tenían un grado de severidad similar al de los tratados con terapias presenciales realizadas por un especialista clínico y se pudo comprobar un progreso mayor en el seguimiento a los seis meses.

Además, el 80 por ciento de los participantes que habían completado el programa de telemedicina se mostraron satisfechos con los resultados.Ilkka Korhonen, director de Tecnología del Centro de Investigación Tecnológica VTT, de Tampere, en Finlandia, ha destacado que en Europa el 90 por ciento de los pacientes con trastornos mentales refieren no haber recibido atención sanitaria en los últimos doce meses y sólo un 2,5 por ciento han visto a un terapeuta. Además, se estima que sólo un tercio de los diagnosticados de ansiedad y depresión están bajo tratamiento.

En su opinión, la telemedicina representa una potencial solución a este gran problema, ya que la terapia por internet ahorra un 75 por ciento del tiempo necesario de los profesionales sanitarios para atender a los pacientes. Actualmente estas herramientas se usan para el seguimiento de los enfermos; “tenemos suficiente evidencia de que son útiles para el tratamiento”.

Comentarios están cerrados.